sábado, 17 de junio de 2017

#LCDearJane: Sentido y Sensibilidad

Sentido y Sensibilidad


Primera obra publicada de Jane Austen (1811), publicada bajo el pseudónimo de “A Lady”. En su juventud, la autora ya había escrito una serie de relatos cortos, pero Sentido y Sensibilidad, cuyo borrador se tituló Elinor y Marianne, fue su primera novela larga. “Sentido y Sensibilidad” relata la historia de las hermanas Elinor y Marianne Dashwood, quienes, a la muerte de su padre, deben abandonar su residencia en Norland porque esta pasará a manos de su hermano mayor y Fanny, su ambiciosa esposa, desea tomar posesión de ella tan pronto como sea posible.

Mientras buscan un nuevo hogar, llega a Norland el hermano de Fanny como huésped, Edward Ferrars. Es un hombre muy tímido y callado (socially awkward). Pasa poco tiempo hasta que él y Elinor se hacen cercanos y ella comienza a tener sentimientos por él. Su madre y hermana tienen esperanzas de un compromiso entre ambos, pero nada ocurre y Elinor es demasiado reservada para hablar o aceptar sobre lo que pasa entre los dos.

Las Dashwood encuentran un nuevo hogar en Barton Cottage (Devonshire) y se alistan para abandonar Norland. Elinor, fiel a su carácter, se guarda sus sentimientos y Edward hace la promesa de visitarlas en su nueva residencia muy pronto. En Barton Cottage son visitadas constantemente por Sir John Middleton, su casero, y a menudo se reúnen con él, su familia y uno de sus amigos más cercanos: el coronel Brandon, un hombre de unos treinta y tantos años que pronto se enamora de Marianne. Ella, sin embargo, cae perdidamente enamorada de Willoughby, un joven que la asiste cuando se tuerce el tobillo dando un paseo. El tiempo pasa y se hacen cada vez más íntimos, hasta el punto de que todos sus amigos piensan que ambos están secretamente comprometidos. Un día, Willoughby anuncia abruptamente que debe volver a Londres y abandona a Marianne con el corazón roto, dejando a todos con la duda sobre su relación con ella.

Una invitada de los Middleton, Lucy Steele, intenta amistarse con Elinor a como dé lugar desde el primer momento y a las pocas horas de conocerse le confiesa que mantiene un compromiso secreto con Edward Ferrars, el mismo hombre del que Elinor está enamorada. Tiempo después, las hermanas Dashwood son invitadas a pasar unos días en Londres con la señora Jennings, la suegra de Sir John, donde la perspectiva de reencontrarse con Willoughby hace que Marianne recupere las esperanzas.

De toda la selección de libros de Jane Austen, podría poner Sentido y Sensibilidad en el lugar 2b de mi lista de favoritos y por esto mismo fui la semilla de la discordia en el club de lectura, porque ninguna de las chicas lo disfrutó como yo.

Una de las cosas que más me gusta de este libro es lo fácil que es comparar entre sí a los personajes, ya del título podríamos deducir que la oposición es parte esencial de la obra y que la intención de la autora podría ser precisamente esa.

Por un lado tenemos a Marianne, la hermana menor, el sentimiento. Ella es todo lo que una chica de aquella época debía ser: hermosa, educada, sincera y con un indiscutido talento para la música. Sus sentimientos son fuertes y apasionados, quizás demasiado, pues es ocasiones es incapaz de ver más allá de su propia nariz y tiene la costumbre de juzgar duramente a quienes no sienten como ella cree que deberían sentir (con frecuencia a la propia Elinor). Personalmente, me frustraba muchísimo su "afán de sufrir", de demostrar que la estaba pasando mal para que los demás no pudieran decir que no tenía corazón. Es un personaje bastante agotador.

Luego está Elinor (♥), el sentido, cuya personalidad es completamente opuesta a la de su hermana menor. Se enamora de Edward, el pusilánime, y es como si su buen juicio le pasara la cuenta. No puede expresar libremente sus sentimientos por él y debe reprimirlos cuando su "rival" le confía el secreto de su compromiso. En muchas ocasiones podía perder la paciencia con ella, pero al mismo tiempo creo que no podría pedirle que hiciera algo diferente. La verdad es que la amo. (?)

Es muy interesante el contraste entre ambas hermanas, el sentido o racionalidad de Elinor y la sensibilidad o pasión de Marianne. Cuesta entender cómo Elinor puede seguir tan pegada a las convenciones sociales cuando pareciera que es precisamente eso lo que la aleja de la felicidad. Mientras Marianne, hasta el punto de quiebre, es quien parecer tenerlo todo porque sus deseos de ser 200% honesta con sus sentimientos lo recompensa.

Se siente que Jane Austen castiga un poco a Marianne a fin de cuentas. Su "exceso" de pasión la enferma físicamente y la empuja al borde de la muerte. Se puede decir que luego de todo lo vivido encuentras su "balance" entre su sensibilidad y la racionalidad al darse el tiempo de conocer al coronel Brandon y encontrar con él la felicidad. No es Willoughby, pero si una buena elección como marido. Así como castiga a Marianne, recompensa a Elinor por su buen juicio, y le entrega en matrimonio al hombre que siempre ha amado.

Pero Elinor y Marianne no son los únicos personajes que se oponen.

En esta línea, tenemos al más despreciable de todos, a mi favorito: mi querido Willoughby. Aclaro que no es un personaje que me guste al nivel de Darcy o Henry Tilney, lo que me gusta de él es que sea tan abiertamente desgraciado. En los libros de Jane Austen, los "villanos" aparentan en todo momento ser blancas palomas que nunca reconocerán sus faltas, pero Willoughby es el primer personaje que reconoce sus culpas y está dispuesto a vivir hasta cierto punto con las consecuencias de su error. En el momento en que se entera de que la vida de Marianne peligra, corre a buscarla, y cuando Elinor le niega la visita, estalla y reconoce sus malas intenciones desde el principio y nos regala la frase que me enamoró(?) de él:

"Admito que debí respetar la condición y la persona misma de esa joven. No es mi intención justificarme, pero tampoco puedo permitirle a usted suponer que no tengo nada que argumentar; que porque sufrió, era irreprochable; y que porque yo era un libertino, ella debía ser una santa. Si la vehemencia de sus pasiones, la debilidad de su entendimiento... pero no quiero defenderme. Su afecto por mí mereció un mejor trato, y a menudo recuerdo con enormes sentimientos de culpa esa ternura que durante un muy breve lapso tuvo el poder de crear en mí una réplica."
Para mi, es una cita que tiene mucho impacto, porque pocas veces en un libro como este se habla tan abiertamente de un comportamiento tan "libertino" como este a ojos de una sociedad conservadora. Guardando las obvias diferencias por ser Willoughby el "villano", él no es el único culpable, ambos comparten responsabilidad y eso me parece novedoso. Además, Willoughby es de los pocos personajes de la escena austenita que parece alcanzar un cierto grado de "redención", porque amó a Marianne y el castigo por sus pecados es saber que nunca podrá tenerla y que estará con el único hombre que "no soporta". Aunque no sé qué tan malo puede ser este castigo cuando su esposa tiene mucho dinero  y siguió buscando jovencitas para hacer con ellas lo mismo que había hecho con Marianne. Mucho sentimiento y poco sentido, tía Jane.

Otra cosa que comentamos con las chicas del club fue lo mal emparejados que quedaron los personajes. Shippeábamos intensamente a Elinor con el coronel Brandon, pero la tía Jane nos decepcionó. Mi amor por Elinor me impide dejarla con un personaje tan pusilánime como Edward y el cariño del coronel por Marianne más parece ser nostalgia por el pasado que otra cosa. Su pareja ideal, por sus similitudes de carácter y comportamientos tiene que ser Elinor.

Adaptaciones:



Para esta reunión del club de lectura, vi tres adaptaciones. La BBC ha realizado hasta ahora tres miniseries basadas en Sentido y Sensibilidad. La primera fue hecha en 1971 y fue protagonizada por Joanna David como Elinor y Ciaran Madden como Marianne. A decir verdad, no recuerdo esta adaptación de manera especial. Pero si es de la BBC, es bueno. (?)

Diez años después, produjeron una nueva adaptación protagonizada esta vez por Irene Richards en el papel de Elinor y Tracey Childs en el papel de Marianne. Recuerdo que esta miniserie tenía un tono más bien lúgubre o quizás solo era el juego de luces(?). Fuera de eso, Irene Richards hace un buen papel como Elinor y la recuerdo por una escena en particular, donde las dos hermanas y la madre van camino a Barton Cottage desde Norland y Marianne le reprocha su falta de expresividad. Elinor responde muy seriamente que no es que no tenga sentimientos, ella los gobierna. También creo que entre todos los actores que interpretaron a Edward, el de esta adaptación (Bosco Hogan) es uno de los mejor logrados. Un punto en contra de ambas adaptaciones es la completa ausencia de la menor de las Dashwood, Margaret.

 La tercera adaptación de esta novela a cargo de la BBC es la desarrollada en 2008 y es mi favorita de todos, con Hattie Morahan como Elinor, Charuty Wakefield como Marianne y Dan Stevens (♥) como Edward Ferrars. La he visto varias veces ya fuera del hecho de que sea "por el club de lectura". Me gusta muchísimo la gama de colores que se usaron en esta adaptación para el vestuario y las locaciones elegidas son maravillosas, hay contrastes donde se evidencia muy bien el sentido contra la sensibilidad. Las interpretaciones de los actores son muy "on point", especialmente las de Hattie Morahan, que se saca un 10 por todo como Elinor y las de Dominic Cooper (♥♥♥) como Willoughby. Dan Stevens es muy Dan Stevens si es que eso tiene sentido y tal como me pasó con Rupert Penry-Jonhs en Persuasión, siento que ser muy guapo le juega en contra, especialmente con un personaje como Edward Ferrars, quien no solo era socially awkward, sino que también poco agraciado. Dominic Cooper como Willoughby es simplemente perfecto, ¿cómo no iba a serlo con esa sonrisa de chico malo? Ay. Para mi, la mejor adaptación.

Como club de lectura elegimos ver la famosa adaptación de 1995, dirigida por Ang Lee. Esta es quizás una de las adaptaciones más conocidas de una obra de Jane Austen y no es por nada: un guión ganador de un premio Oscar, un reparto escogido con pinzas entre los que destacan Emma Thompson (Elinor), Kate Winslet (Marianne), Alan Rickman (coronel Brandon) y Hugh Grant (Edward Ferrars), y una dirección magnífica. A todas luces es una adaptación excelente con actuaciones muy bien logradas, no hay nada que decir sobre las interpretaciones de estos cuatro actores. Emma Thompson hace un trabajo grandioso como actriz y guionista, pero tengo que reconocer que me molesta un poco que se haya elegido a una actriz tan mayor para interpretar a una chica que apenas pasaba de los 20 años, aunque este detalle se salva de mayores críticas cuando se integró al guión esta madurez de Elinor.

Más que una historia de amor, siento que esta obra apunta a temas más profundos. La ambición (Willoughby al elegir a una esposa rica), el matrimonio como una escalera a una vida más acomodada (Lucy Steele al casarse con Robert Ferrars, la falta de empatía de quienes están en una posición más elevada (John Dashwood y su esposa Fanny); cómo todo eso choca con personajes que son sensibles y que se ven afectados por situaciones de las que no pueden escapar por falta de medios (incluso la adaptación del 1995 hace un guiño a la situación de las Dashwood y cómo les afecta por el simple hecho de ser mujeres cuando Elinor le explica a Margaret que la ley prohíbe a las mujeres heredar). También se presenta una de las dudas más comunes y universales: ¿debería hacerle caso a mi cabeza o a lo que me dice el corazón? ¿Qué será mejor? ¿Valdrá la pena a fin de cuentas?

Intentaré actualizar las recopilaciones de las demás lecturas lo más pronto posible. Mientras tanto, pueden escuchar el podcast de esta lectura en este link.

¡Hasta la próxima! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario